10.06.2016

[Reseña] Paperweight - Meg Haston

Comparte
Título: Paperweight
Autor: Meg Haston
Traductor: Belén Sánchez Parodi
Editorial: V&R Editoras
Páginas: 335
Precio: $220

Gracias a V&R Editoras por el ejemplar para reseña.
Visita: Facebook V&R Editoras

Sinopsis: Stevie está atrapada: en su vida, en su cuerpo. Y ahora, en un centro de rehabilitación para jóvenes con problemas alimenticios. Pero lo que es aún peor, está atrapada en el pasado.
A 27 días de que se cumpla un año de la muerte de su hermano, todo en su vida parece empeorar. Pero, tal vez, en 27 días pueda solucionar las cosas. Tal vez, en 27 días pueda quitarse ese gran peso que la acompaña a todas partes y así terminar con todo.

La historia: Encerrada en un centro de rehabilitación, Stevie espera. Espera que pasen 27 días. Espera una fecha. Espera que todo acabe.
En 27 días se cumplirá un año de que perdió a su hermano Josh.
Pero Stevie sabe que todo empezó mucho antes. El día que su madre se fue. El día en que no supo si ella fue la culpable del abandono. Toda su vida se derrumbó a partir de ese momento. Pero perder a Josh lo cambió todo, absolutamente todo. Porque ahora no tiene nada. Ahora sólo la llena la culpa.
No puede volver atrás, pero no puede seguir adelante. Está atrapada. Y quiere huir. Y quiere darle sentido a lo que no tiene, perdiendo todo. Perdiendo peso. Perdiendo fuerza. Perdiéndose ella...

Mi opinión: No es el primer libro que leo con la temática de los trastornos alimenticios. No soy tan fan de este género, porque creo que pueden ser un arma de doble filo si caen en las manos equivocadas; sin embargo nunca me parece de más conocer este tipo de historias. La realidad es que nunca sabemos si alguien cercano a nosotros puede estar pasando lo mismo y entonces quizás podamos entender esa situación.
Lo innegable es que los trastornos alimenticios son una cruel realidad en este mundo. Difíciles de entender, difíciles de tratar, difíciles de superar.

El libro está narrado en primera persona por la protagonista. Es ella quien nos cuenta como transcurre su día a día dentro de este internado en el que está para tratar su trastorno. Ella no quiere superar la enfermedad, pero tampoco puede decirlo abiertamente, por lo que simula una cooperación mientras internamente se sigue autodestruyendo.
En ese aspecto, es interesante ver como ella misma realiza este viaje de sanación personal y como descubre que no engaña a nadie más que a ella misma. Es muy lindo leer sobre su superación y sobre como lograr rescatar la única relación familiar que le queda, y ver que se da cuenta de que quien ella cree que era todo su apoyo, en realidad no lo es.
Durante ese viaje hubo cosas que me gustaron bastante, como cuando recibe su diagnóstico y no es lo que ella esperaba. Y como explica que recibir un diagnóstico diferente para ella implica no tener voluntad. También cuando aprecia en alguien más lo que ella hacía y es capaz de darse cuenta de que no hay forma de esconder la autodestrucción.

Contemplo mi próximo bocado. No luce bien. Trato de recordar algún momento anterior a todo esto, en el cual comía manzana con mantequilla de maní. La gente lo hace, ¿verdad? Es un postre infantil. Quizás en la escuela. Meto la porción en mi boca y cierro los ojos, porque tal vez eso lo haga más fácil. Inmediatamente, la grasa cubre mi lengua. Mastico con frenesí. «Lo estoy haciendo por Josh, No me pueden poner un tubo. Lo estoy haciendo por Josh. No me pueden poner un tubo».

Pero, aún habiendo disfrutado lo suficiente la historia de Stevie dentro de la clínica, quizás no me pareció la más relevante, aunque eso no implique que no la considere importante. Para mí lo interesante fue conocer el pasado de Stevie. Lo que la llevó ahí. Lo que la llena de culpa. Conocer lo que sucedió con su hermano a través de todos esos cambios en la temporalidad (flashback), me pareció lo mejor trabajado de la trama y lo que en mi opinión, más mantiene el interés del lector.

En general la considera una historia muy entretenida, con muy buena dosis de aprendizaje si se lee de manera adecuada, con un desenlace esperanzador y que sin duda puede dejar muy buen sabor de boca.

Pero personalmente creo relevante mencionar que en mi opinión, esta historia puede ser más valorada por quien no está del lado de la enfermedad. Es muy complicado decirlo sólo así, porque no tengo el contexto del trastorno alimenticio. Pero como lo mencioné al principio, creo que para alguien vulnerable, pudiera no ser esta historia de superación tan agradable que leemos algunos, sino podrían verla como una guía a seguir. Aunque también creo que eso puede pasar con cualquier libro de la temática. Lo que considero importante es que siempre hay que poner atención a lo que llega a las manos de las y los jóvenes vulnerables. Quizás eso es lo que quiero decir, aunque no implica en sí, una crítica hacia la historia.

Yo si recomiendo este libro, pero creo que puede ser más útil para un padre o familiar que para alguien en sí, con el trastorno.
En ese sentido, la última sección, con el comentario profesional, me parece muy acertado, porque analiza adecuadamente la historia.

Sí lo disfrute. Y creo que es un libro que merece que cada quien se haga su propia idea de él.

Para mí:
4/5


Otras portadas:



La autora:

Meg Haston es de Jacksonville, Florida. Se recibió de terapeuta y ha trabajado con niños, adolescentes, familias y estudiantes universitarios. Paperweight es su publicación más reciente y su primer libro juvenil. En él aborda los trastornos alimenticios de una manera profesional, pero a la vez contando una historia conmovedora y con esperanza.



2 comentarios:

  1. Kenya, primero debo decirte que se te extrañaba, que bueno que retomaste las ganas de publicar en tu blog porque tus reseñas me gustan mucho. segundo, este nuevo look que le diste al blog me encanta, me parece mucho más moderno y fácil de navigar desde cualquier dispositivo.
    Entrando en la reseña, esta novela la había visto hace mucho tiempo pero con el ir y venir de los días se me había olvidado. Gracias por recordarme que está a la venta, me encantó los puntos que mencionas y creo que la disfrutaré aunque gracias a dios no sufro de este problema me parece que vale la pena leer sobre él y aprender a lidiar con esta enfermedad. Un besote 💖
    Odessa | Sweet & Books

    ResponderEliminar
  2. Kenyyyy ya extrañaba leer tus reseñas, me encanta la forma en que las plasmas y que tratas de ser siempre objetiva.
    Para ser franca a mí no me gustan las lecturas sobre trastornos alimenticios, paso, no me llaman. Me toca una hebra sensible, como bien dices es un arma de doble filo.
    Aún así gracias por la reseña, besos y es bueno tenerte por aquí otra vez :3

    ResponderEliminar

¡Hola!
Tu comentario es bienvenido y se agradece.